MasterBlog en Español: Un anaquel vacío es la evidencia de un fracaso... sólo muestra lo que pudo ser y no es
Comparte

martes, 7 de enero de 2014

Un anaquel vacío es la evidencia de un fracaso... sólo muestra lo que pudo ser y no es

Excelente articulo de Angel Alayon de ProDaVinci sobre la escasez en Venezuela y lo que eso reperesenta para el pais.
Un anaquel vacío es la evidencia de un fracaso
vacío, un anaquel sólo muestra lo que pudo ser y no es

Delirio sobre el anaquel vacío, por Ángel Alayón « Prodavinci


Un anaquel vacío es la evidencia de un fracaso. Un anaquel vacío es la prueba de que hay algo que se está perdiendo. La palabra anaquel tiene su origen en la palabra minqalah, del árabe clásico, que significa soporte, eso que está allí para sostener algo y, al sostenerlo, exhibirlo. Pero vacío, un anaquel sólo muestra lo que pudo ser y no es. Vacío, un anaquel sólo se exhibe a sí mismo en su desnudez y, en lugar de invitar y atraer, nos rechaza.
Nada menos romántico que hablar de inventarios. No hay amor en la contabilidad. Pero se sabe que los héroes de quienes tanto nos gusta hablar no habrían triunfado sin una logística que permitiera el cumplimiento de sus tareas y aventuras. Alejandro El Grande no hubiera podido derrotar a los persas sin un complicado manejo de provisiones para alimentar a sus soldados y animales de guerra lejos de la Macedonia del siglo IV a.C., tiempos y circunstancias en las que alimentar a grandes cantidades de personas era difícil y muy costoso.
En nuestro caso, no hablamos de epopeyas. Hablamos de la vida cotidiana. Hablamos de la compra de pan, de carne, de leche, de harina para alimentar a nuestras familias. Compras que el mundo moderno ha solucionado con facilidad, un mundo que ahora nos produce envidia y nostalgia. ¿Acaso no pueden nuestras farmacias y supermercados estar surtidas como las de Brasil, o cualquier otro país de su preferencia que usted quiera insertar en esta pregunta?
***
Un anaquel vacío es también una invitación a entender las causas, a evitar ser víctimas de la falacia narrativa. El poder siempre se excusa y despliega una estrategia comunicacional con la intención de explicar el vacío de los anaqueles culpando a los sospechosos habituales. Es un guión eficaz que tiene profunda raíces en el pensamiento occidental y no debe subestimarse.
En la Antigua Grecia, un hombre virtuoso era aquel que se dedicaba al bienestar de la ciudad y a su defensa militar. Los que se dedicaban a “hacer dinero” eran inferiores. Aristóteles consideraba “riesgoso moralmente” dedicarse a perseguir riquezas a través de la actividad comercial. Por otra parte, el pensamiento cristiano llega a condenar eternamente la riqueza y la actividad comercial. En la Biblia, la riqueza es “injusta” pues parte de una concepción del mundo en la cual no puede crearse. La riqueza bíblica es fija, estática. La economía bíblica es un juego suma-cero donde en realidad no hay posibilidad de aumentar ni de que exista eso que hoy en día llamamos crecimiento económico. “Si alguien no pierde, no hay nadie que gane”, dijo San Agustín. El rico es rico porque le quita la riqueza a los demás. Por eso los camellos van al cielo primero que los ricos (o al menos entran antes por el ojo de una aguja).
Carlos Marx se apropió de algunos de estos conceptos. Como dice Jerry Muller, Marx renombró y redefinió la estigmatización cristiana de “hacer dinero” y creó un nuevo lenguaje para ello. Marx sostenía que los únicos que podían obtener ganancias del mercado eran los dueños del capital —la burguesía—, mientras que los trabajadores —el proletariado— eran explotados por los dueños del capital y nada tenían que ganar del mercado. Los burgueses eran vampiros, una clase moribunda que vivía de extraer la sangre a los vivos.
El problema es que, aunque quienes manejan el poder pueden ser exitosos en su tarea de imponer una narrativa que los exculpe, eso no soluciona los problemas.
Culpar a otro nunca ha solucionado algo. Actuar sobre las causas, sí.
***
Enfermos de cáncer que no consiguen sus medicinas ¿Hay alguna relación más directa entre la imagen del anaquel vacío y el bienestar de los ciudadanos? Niños que no se alimentan como quisieran sus madres. ¿Se necesita alguna otra prueba del fracaso del modelo? La escasez mata.
Un delirio no tiene por qué justificarse. Es apenas eso: un delirio. Pero en este caso se trata de un desvarío que no es provocado por alucinaciones, sino por el hecho de que lo que debe estar soportado por los anaqueles no está. Y seguir haciendo lo que se ha hecho hasta ahora no hará sino profundizar el problema, hacernos delirar, dejarnos sin soporte.


Delirio sobre el anaquel vacío, por Ángel Alayón « Prodavinci


Subscribase por email

Ingrese su correo electronico: